La importancia del equilibrio Acido/Alcalino. La dieta y otros elementos

alimentosalcalinos

Hoy en día existen numerosos tipos de dietas y formas de alimentarse, es fundamental que cada uno encuentre la que mejor se adapte a su forma y estilo de vida y con la que mejor se sienta.  En esa elección tendremos que tener en cuenta los muchos estudios que demuestran y ponen de manifiesto la importancia de una dieta que nos ayude a mantener un adecuado equilibrio Acido/Alcalino en nuestro organismo, máxime cuando   la base fundamental de nuestra actual alimentación está compuesta por alimentos acidificantes, llenos de química, sumamente elaborados y procesados, con aditivos y conservantes.

Además de esto, si tenemos en cuenta  que  vivimos en un  entorno urbano de polución, ruido, estrés, menor contacto con la naturaleza, vida sedentaria, abuso de medicamentos…tendremos como resultado un mayor grado de desequilibrio Acido/Alcalino en  nuestro cuerpo produciendo la acidificación de nuestro organismo.

Para  el mantenimiento de nuestra salud es de vital  importancia mantener un equilibrio correcto del PH en nuestro organismo, ya en 1937 el premio Nóbel en medicina  y bioquímico Albert –Szent estableció el fundamento alcalino de nuestro organismo “el cuerpo es alcalino por diseño, aunque sus funciones son acidificantes”. El cuerpo está diseñado para mantener siempre su equilibrio alcalino, para ello cuando se sitúa en un rango de PH ácido, tira de sus propias reservas de minerales alcalinos  (calcio, potasio, magnesio…) para compensar el exceso de ácidos, pero cuando estos se agotan entonces los busca en huesos, cartílagos, músculos… pudiendo provocar multitud de enfermedades asociadas a la falta de estos minerales, osteoporosis, fibromialgia…

Otro premio Nóbel por el descubrimiento de  la causa del cáncer, Otto Warburg, puso su punto de mira en la gran relación que existe entre una  alimentación antifisiológica (dieta basada en alimentos acidificantes y sedentarismo) y la aparición de enfermedades al crear en nuestro organismo un entorno de acidez y éste, a su vez, provocando la expulsión del oxígeno de las células. Warburg afirmó:

  • “La falta de oxígeno y la acidosis son las dos caras de una misma moneda: cuando usted tiene uno, usted tiene el otro”.
  • “Las substancias ácidas rechazan el oxígeno; en cambio, las substancias alcalinas atraen el oxígeno”.
  • “Privar a una célula de oxígeno durante 48 horas puede convertirla en cancerosa”.
  • “Todas las células normales tienen un requisito absoluto para el oxígeno, pero las células cancerosas pueden vivir sin oxígeno (esta es una regla sin excepción)”.
  • “Los tejidos cancerosos son tejidos ácidos, mientras que los sanos son tejidos alcalinos”.

En su obra “El metabolismo de los tumores“, Warburg vino a demostrar que  todas las formas de cáncer se caracterizan por dos condiciones básicas: la acidosis y la falta de oxigeno.

¿Qué hacer para  mantener un equilibrio Acido/Alcalino?

Saber que estos procesos de acidificación deben y pueden revertirse, así como conocer las causas de dicha acidificación son fundamentales para mantener una buena salud y armonía en nuestro cuerpo.

Respecto a la dieta, básicamente las verduras de hojas verdes como espinacas, lechuga, canónigos…etc, patatas, boniatos, tomates, pepinos, legumbres como garbanzos o lentejas, semillas, nueces, avellanas, almendras… la sal no refinada, los cereales como el mijo, trigo sarraceno, espelta o el arroz integral son algunos ejemplos de alimentos que ayudan a alcalinizar nuestro organismo.

En el otro lado de la balanza tendríamos los alimentos acidificantes como las proteínas de origen animal, todo tipo de carnes, huevos, lácteos, el pan blanco, el azúcar y los hidratos de carbono refinados como el arroz blanco, el pan, pasta de trigo o todo tipo de alimento muy procesado y repleto de conservantes  y aditivos químicos.

Lo ideal sería que nuestra dieta fundamentalmente estuviera compuesta en un 80% por alimentos alcalinos y un 20% alimentos ácidos.

La alimentación ecológica, libre de químicos y  pesticidas también favorecen la alcalinidad, además de ser más nutritiva y sostenible.

Beber de forma habitual agua alcalina ionizada, el agua es el elemento principal en la composición del cuerpo humano, por ello tomar agua de calidad y alcalina favorece la eliminación de ácidos de nuestro cuerpo, aporta antioxidantes y minerales alcalinos que nos ayuda  a mantener el equilibrio Acido/Alcalino.

El pensamiento positivo y el equilibrio emocional también son  fundamentales a la hora de mantener un buen nivel de alcalinidad, sabemos que todas las emociones y pensamientos negativos, problemas de la vida cotidiana son causa y generadores de gran estrés y aportan mucho acido en nuestro organismo. Cuidar los aspectos emocionales, mentales y espirituales son sin duda son el mejor aliado para mantener un equilibrio interior, facilitar la resolución de conflictos, miedos, mejorar la autoestima … elementos sustanciales para alcanzar un estado alcalino de nuestro cuerpo.  De todos es sabido como los pensamientos y emociones negativas nos llevan en muchas ocasiones a caer enfermos.

El ejercicio físico moderado  nos ayuda en nuestro objetivo de mantener un buen nivel de alcalinidad, el ejercicio moviliza nuestro sistema linfático, nos ayuda a eliminar toxinas y acidez de nuestro cuerpo así como nos mantiene activos y flexibles además de  otros muchos beneficios.

El contacto con la Naturaleza, respirar aire limpio y sano es también una buena opción que favorece un buen nivel de alcalinidad. En la naturaleza hay mas oxigeno, menos contaminación, ruidos… es un entorno cargado de iones negativos que nos ayudan a mantener la salud.

Anuncios